“Un medio de comunicación que se contenta con decir lo que el público espera que se diga, no construye democracia.”

“Un medio de comunicación que se contenta con decir lo que el público espera que se diga, no construye democracia.”

 

En los estudios de Nuestra Radio, conversó con nosotros Dante Leguizamón. Un reconocido periodista local, de los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba.

Dante Leguizamón nos abrió las puertas de su programa de radio “El Periodístico de la Tarde” en donde charlamos sobre el ejercicio del periodismo y el papel de la Universidad, entre otras cosas.

– ¿Cuál es tu formación académica o estudios?
– Soy autodidacta. No estudié periodismo; lo intenté cuando terminé el secundario en el noventa y tres y necesitaba laburar así que tuve que dejar para comenzar a trabajar un poco más formalmente en una radio. En el noventa y cinco lo intenté de nuevamente, y tampoco pude. Y bueno la verdad es que mi formación es en la práctica, pero además he sido desde muy, muy chiquito muy lector. Siempre me han interesado estos temas, la política en general y el periodismo en particular; sobre todo la literatura de ficción. Te diría que mi formación académica es autodidacta, basada en mucha literatura.

– La escuelita se convirtió en facultad hace poco ¿qué opinas al respecto?
– Me parece buenísimo y me puso muy contento; me siento de alguna manera parte de eso, porque cada vez que me llamaron de la ECI para dar alguna charla, yo sentía que aportaba a eso y bueno firmé solicitadas y todo. Tengo un sueño que es dar clases en la Facultad, he dado talleres y demás, pero me parece que siempre que se busque independencia y libertad en el sentido de poder tomar decisiones propias, como ahora va a poder tomar la Facultad, me parece excelente.

-Justamente te iba a preguntar ¿Realizaste actividades o proyectos que te vinculen con la Facultad?
– Si bien hago periodismo de radio y televisión, lo que a mí me gusta es escribir. Doy talleres de Crónica Narrativa, que para mí es el género más hermoso del periodismo; De todas las herramientas que he utilizado para hablar, yo creo que la escritura y dentro de ella, la Crónica Narrativa es lo mejor. Cuando hablo de Crónica Narrativa hablo de Walsh, Jon Lee Anderson, Gay Talese, Alberto Salcedo Ramos, Gabriel García Marquez, Cristian Alarcón, de Leila Guerriero. Me gusta dar talleres de eso, quizás en algún momento me gustaría ir y poder contar mi práctica periodística que es mucha y creo que es lo que falta un poco en la Facultad actualmente.

– La universidad se ha constituido como un espacio democrático legítimo ¿qué crees que afianzó esa legitimidad?
– Me parece que la Facultad siempre fue un lugar de mucha discusión. Yo cuando intenté estudiar, veía que había mucha gente muy metida en discusiones políticas y creo que eso hace de la facu un lugar muy especial. Pero me parece que particularmente, las últimas seis o siete generaciones de egresados han mostrado que la discusión política y el contacto con la política hacen de un espacio un poco más democrático…sobre todo cuando se discute y se dice las cosas que se piensa.

-¿Cuál es a tu criterio su principal función en el debate público, la circulación de la información y la pluralidad de voces?
– Yo creo que los medios de comunicación tienen que tener muy en cuenta la opinión del público pero también tienen que provocar al público, para que indague en otras posturas. Un medio de comunicación que se contenta con decir lo que el público espera que se diga, no funciona como medio de comunicación: No construye ciudadanía, no construye democracia. Entonces me parece que está bueno escuchar al público, receptar sus demandas pero también el periodista cumple la función de generar discusiones que el público no tiene ganas de tener; por ejemplo la droga o el paco.

-¿Vos desarrollás tu profesión en los SRT que importancia tienen los medios universitarios más que todo la educación pública?
– Creo que la educación pública es fundamental. Yo trabajé en varios medios privados como La Voz del Interior, en Día a Día, En Mitre y decidí renunciar a La Voz cuando conseguí la posibilidad de trabajar en un medio público, porque es el lugar en donde quiero trabajar.

– Vinculado con esto, ¿Qué diferencias existen entre un medio público y uno privado?
– No son tantas como se cree. Lo que si tiene el medio público es que tiene prioridades, o se les puede exigir prioridades que pasan por lo democrático, por la violencia institucional, construir ciudadanía como decía recién. En cambio un medio privado, tiene como prioridad los números, el dinero. Entonces me parece que tanto la educación pública como los medios públicos, deben apuntar a no basarse en los resultados de los números sino en mejorar la sociedad. Me parece que es necesario proteger la educación pública todo el tiempo y resistir a los planteos que busquen privatizar esos espacios de discusión. Y también hay que proteger a los medios públicos.

-¿Qué prácticas consideras que desde nuestra facultad son necesarias para poder insertar a los estudiantes que se reciben, en esta realidad tan compleja?
– Yo creo que lo que tendría que pensar la Facultad, es en la práctica periodística. En mi experiencia he trabajado mucho con gente egresada de diferentes escuelas de periodismo. Si vos ponés a un egresado de cualquier escuela privada de Córdoba y uno de la Facultad, seis meses después el de la Facultad le sacó muchísimo tiempo y capacidad al de la escuela privada. El problema es que, los períodos de prueba en los medios por ejemplo, son de tres meses; durante ese plazo el que saca ventaja es el de la escuela privada porque tiene práctica. Entonces, al contenido académico y de formación que tiene la Facultad y en general la Universidad pública, hay que agregarle experiencia práctica para que en esos tres meses no queden afuera de las experiencias laborales. Porque me ha pasado mucho que en esos tres meses, son los de las escuelas privadas los que “ganan” quedándose con las fuentes laborales porque a los de las universidades públicas, les cuesta más adaptarse a esa gimnasia de producción. Entonces me parece que el tema pasa por la producción y para eso creo que es necesario dar talleres de cobertura, crónica, crónica narrativa; creo que son herramientas importantes para mejorar eso.

– Como última pregunta, ¿Qué lugar tuvieron las Universidades en la elaboración de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?
– Bueno fue trascendental. Lamentablemente la Ley de Medios la perdimos porque hay una idea prepotente de que se pueden eliminar las cosas que se consensúan entre la sociedad pero yo creo que fue fundamental. Y también va a ser fundamental para poder crear otra Ley de Medios, que recupere las cosas más importantes de la Ley de Medios anterior. Ahora, la experiencia de los últimos años explica que una gran ley no alcanza si no tiene una gran aplicación. La Ley de medios era excelente y los instrumentos para aplicarla no estuvieron a la altura de la Ley de Medios, quedaron presos de los contextos políticos y de las intenciones políticas de quienes las dirigían. Entonces, me parece que es buenísimo que la Universidad forme parte, debe formar parte. Debe promover una nueva Ley que remplace a este decreto que rige hoy por hoy, pero para eso hay que comprometerse a que una vez que se sancione una excelente Ley se la aplique de la manera tan excelente en la que se la pensó.

 

FOTO:  Paula Abratte

Views All Time
Views All Time
344
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario