Octubre Negro

¿Cuánto tiempo más, nos llevará cambiar?

Aquel miércoles de octubre del 2016 quedará en la memoria de esta ciudad, país y continente. La lucha, que miles de mujeres llevan adelante todos los días, no podrá ser negada tan fácilmente por la historia. Cada segundo que pasa una de ellas corre peligro y cada segundo que pasa una de ellas sale a las calles, porque ya no son esas locas, putas, irreverentes, inadaptadas que nos quisieron hacer creer. No, para nosotros y nosotras. Porque elegimos la honestidad de nuestros actos, para darnos cuenta las veces que reproducimos la violencia que ellas sufren en carne propia. Elegimos dejar de ser aquellos que por tradición, dictan lo que tienen que vestir, como se tienen que comportar, que lugar deben ocupar, y peor aún, como deben morir.

Ellas son capaces de decir basta, aún contra los estados ausentes, soportando los discursos aggiornados y la hipocresía de un falso progresismo que acecha su lucha legítima para obtener algún beneficio. Son capaces de salir a las calles cada día, de pintarlas y hacerlas propias, de cantar, sonreír, viajar, quedarse, hacer frente a las balas, resistir los embates a sus derechos que tanto cuestan conquistar. De ser ignoradas mientras el noticiero cuenta los detalles de un nuevo femicidio y un periodista de turno justifica una muerte más. Soportan inclusive la indiferencia voluntaria, luchan contra culturas que siempre las pensaron, como algo accesorio, como una cosa más, como algo que puede comprar y vender el marketing. Sin embargo continúan, hace siglos que lo hacen y hoy nos animamos a verlas en esencia.

Te vemos, Mujer, porque pese a todos tus esfuerzos te desprendiste de tus mandatos, dijiste basta a lo normal, lo natural, lo que debías ser según las santas biblias y los gobiernos ejemplares, según tu padre, tu abuelo y todos los que eligien por vos.  Te vemos porque solo ahora somos capaces de juntar un poco de la valentía que te sobra, porque ya tu dolor es nuestro dolor, porque no hay más tiempo que perder ni más excusas para pedirte perdón. Por que solo nos queda alzar la bandera junto a vos y de una vez por todas cambiar las vetustas instituciones que aún desean poseerte, esclavizarte, maltratarte, y matarte.

Ellas caminaron solas por mucho tiempo y lo hicieron contra todo. Es momento de sentirnos propios, de hacer de su lucha nuestra lucha y que algún día, más pronto que tarde, no tengamos que decir “ni una menos”, que la hipocresía de los discursos se desvanezca en las acciones concretas, que no muera ninguna más a manos de una violencia: patriarcal, machista y tradicional. Ellas fueron miles y debemos ser más.

¿cuanto tiempo mas nos llevará?

Views All Time
Views All Time
492
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Close

Entradas recientes

Twitter App