La pasión por la navegación está presente en la UNC

Aunque la navegación a vela no tiene la masividad de otros deportes como el futbol o el básquet, este deporte lleva en la Universidad 33 años. Actualmente se dan cursos en el Club Náutico de Córdoba.

En 1983 se empezó a dar clases de esto. Ese año, la Marina donó cuatro veleros clase Pampero a la Universidad Nacional de Córdoba dentro del marco del programa “El Mar nos Une”. Al principio, estas lecciones se daban en el Club Regatas de Villa Carlos Paz. Actualmente, luego de la desaparición de ese club, se hicieron convenios que son renovados anualmente entre la UNC y el Club Náutico Córdoba. Es en este club donde están alojados los veleros.

El Aspirante dialogó con Andrés Lanfranco, profesor de Navegación a Vela de la UNC quien nos contó que anualmente se anotan aproximadamente 35 estudiantes. En invierno, el número se reduce un poco por el frío, pero de todos modos el curso se mantiene. Él afirmó que este curso no es sólo un deporte para varones, sino que un importante número de mujeres también lo practica.

Sobre el deporte, Andrés explicó: “Es una actividad en pleno contacto con la naturaleza donde se conjugan destreza y conocimiento para dominar los vientos logrando una armonía muy importante para el desarrollo de las personas.”

El Curso

Muchos ex alumnos de la Universidad Nacional de Córdoba colaboran como instructores ad honorem. Uno de ellos donó un velero clase Lightining, que es utilizado junto con los veleros Pampero los sábados por la tarde para la realización de las clases prácticas, que son desde 13:45 hasta las 20. Varios de los instructores también ponen sus veleros a disposición de los deportistas. Luego de una hora y media de teórico, los estudiantes pasan a la parte práctica donde se navega.

El primer sábado de cada mes, los estudiantes organizan y participan de la regata de los Pamperos, donde se suele invitar a otras escuelas de navegación. Luego, todos los veleristas disfrutan de un “tercer tiempo” en el lago San Roque.

Al finalizar el curso, se rinde un examen ante la Prefectura para obtener un carnet o brevet de Timonel de yate a vela o motor, de validez nacional e internacional.

La aventura de octubre

Ese mes y todos los años se alquila un velero más grande en Buenos Aires, y se cruza el Río de la Plata hasta Colonia (Uruguay). En esta oportunidad es cuando se ponen en práctica los conocimientos adquiridos en la teoría relacionados con la navegación abierta. Como navegar entre boyas, el uso de cartas náuticas, GPS, navegación a vista de costa y otros aspectos teóricos que no se pudieron utilizar en el Lago San Roque. Luego de la travesía por el Río de la Plata, se pasa la noche en Colonia, volviendo al día siguiente.

Para todos los que compartan esta pasión pueden buscar más información en el sitio del grupo de navegación a vela de la Universidad acá.

Views All Time
Views All Time
445
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Close

Entradas recientes

Twitter App