Jorge Franceschi cara a cara con los estudiantes de comunicación social

El 28 de septiembre, en el aula 8 de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, participó del la charla apertura de las olimpiadas el presidente de Belgrano Jorge Franceschi.

En el marco del lanzamiento de las olimpiadas estudiantiles, se llevó a cabo una charla que tubo como panelistas a Paula Marenco (egresada de la FCC), Nicolas Cabrera (sociólogo, investigador del CONICET) y a Jorge Franceschi (Presidente del Club Atlético Belgrano).

Franceschi habló sobre la realidad de Belgrano hoy. Expresó que “Belgrano es conocido como un club eminentemente de fútbol” y que están trabajando para que el club cumpla “la función de club social“; aclaró: “no porque no la haya tenido, no es que nosotros somos unos pre-claros, y somos los iluminados que hoy estamos dándole ese perfil, Belgrano siempre lo fue“. Dijo que: “diligencias que lo llevaron a la quiebra se olvidaron cual era el objetivo de un club, inicialmente de barrio“. Además manifestó que cuando estaban haciendo la tribuna apareció la pileta. Belgrano en la década del 40 tenía su pileta y una escuela debajo de la preferencial de la que no se tiene ninguna noticia. “Es decir, ha pasado la institución por una época dorada y ha pasado luego por la quiebra

Pronunció las disciplinas que se pueden realizar en el club en alianza con el Colegio Manuel Belgrano; tales como hockey femenino, basquet masculino y femenino, voley femenino, ajedrez, patín, handball, gimnasia deportiva y karate. También nombró las escuelas de fútbol pertenecientes al club, que se encuentran en Alberdi, Alto Alberdi, Villa Esquiú, San Carlos, en Av. Gauss, Valle Escondido, Punilla, Jesús María, en el predio social; y que además tienen fútbol recreativo para mayores. Que sus participantes rodean las 1700 personas, y sumados los equipos de fútbol amateur llegan a los 2300. Declaró que el plantel de profesionales son 30 y que más el cuerpo técnico se llevan más del 50% del presupuesto.

Como nueva gestión, con 5 meses de trabajo hasta ahora, decidió profesionalizar algunas áreas y crear otras. Manifestó que en vinculación con la UNC en Belgrano hoy funciona un PIT, una biblioteca popular, funcionan talleres de oficio, teatro. Presentaron como gestión un programa integral contra la violencia en el que explica que se quieren dar el desafío, a través del contacto con nuestros socios; y que los grupos familiares van a ser el centro de atención.

Audio completo:

Por otro lado, Nicolás Cabrera, habló sobre la violencia en el fútbol y sus mitos. Mostró un gráfico sobre muertes, explicando que la violencia no es de ahora. En él se veía que el primer pico se dio con la vuelta de la democracia (años 80′), “en parte porque la policía, por más que volvió la democracia, mantuvo sus prácticas represivas“. Otro pico que se notó en el gráfico se da durante los últimos años de la última década (2007, 2008) que como dijo Cabrera: “tiene que ver casualmente con la prohibición del público visitante“.

El sociólogo aportó en refutación ante la violencia reciente: “la violencia en el fútbol es histórica y es estructural, no es ni nueva, ni contingente, ni es aislada, está en el mismo germen del fútbol

Otro mito que trató fue “La violencia en el fútbol es reflejo de la violencia en la sociedad”, en el que expresa que no es del todo falso, ya que el fútbol “no nace de un repollo“, tiene que ver con la sociedad. Además desmintió el mito que tal ves es el más oído: la violencia en el fútbol tiene que ver exclusivamente con las barras bravas.

Audio completo:

 

Durante el turno de la panelista Paula Marenco, contó el porque eligió como proyecto de tesis al fútbol: “(…)considero que es una práctica o un espacio social, donde diferentes personas de diferentes lugares, de diferente contexto, de diferente posición económica, que usamos diferentes zapatillas, diferentes camisetas, originales, de reventa, de cualquier tipo de condición, nos encontramos con un lugar para vivir (…)”. 

Definió que se centra en la violencia simbólica, en el porque llevamos a la cancha cosas que “nos dividen o que nos hacen cada ves más desiguales“. Se remitió a un mito social que habla de que “somos hijos de los barcos”. 

Trató el tema de los adjetivos gentilicios como insultos, el tan usado “boliviano”, “peruano”, etc. Describió que: “se legitiman procesos que niegan al otro (…) que niegan la diversidad“, y que estas agresiones se ven agradabas por el uso de las redes sociales.

(…)denigrar al otro bajo cualquier punto de vista y, denigrarlo con una nacionalidad vecina, estamos entendiendo que culturalmente estamos interpretando al boliviano como inferior(…)

Audio completo:

Views All Time
Views All Time
106
Views Today
Views Today
1
Close

Entradas recientes

Twitter App