Estado de alerta y movilización por cambios en el INCAA

Estudiantes de la Facultad de Artes apoyando al cine nacional. PH: José Gaviglio – Mariela Conte.

Proyectos perjudican el cine nacional

Cineastas y actores, al igual que estudiantes y docentes, sospechan sobre los intereses económicos del sector audiovisual. Temen por el INCAA y la destrucción de su fondo de fomento, utilizado para los subsidios y el apoyo al cine argentino.

 

El Departamento de Cine y TV de la Facultad de Artes realizó una charla informativa sobre el conflicto con el INCAA. Esta reunión estuvo dirigida por Marta de la Vega – representante de la Asociación de Cineastas de Córdoba, ACCOR -, Inés Moyano – representante de la Asociación de Productores Audiovisuales de Córdoba, APAC -, Sergio Kogan – jefe del Departamento de Cine y TV-, Daniel Tortosa – cineasta y docente – y los docentes Ana Mohaded y Mario Gómez. El propósito de esta instancia informativa fue concientizar por la defensa de los derechos de los estudiantes de Artes y trabajadores del sector audiovisual.

¿Cómo se originó el conflicto?

Alejandro Cacetta, presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) fue denunciado por corrupción en el programa “Animales Sueltos” del canal América. En esta operación de prensa, el periodista Eduardo Feinmann realizó un informe acusándolo por sospecha de corrupción en su administración. Este fue el primer paso que desembocó en la renuncia de Cacetta y Pablo Rovito, titular de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC).

A partir de esta situación, los integrantes de la industria del cine sospecharon que quizás esto se trata de una “jugada” relacionada con los intereses económicos de la industria audiovisual. De esta forma, surgió una alerta por un posible sabotaje a los intereses del INCAA y a su fondo de fomento. Con el dinero de este fondo, el INCAA realiza subsidios y distintas vías de apoyo al cine argentino. Este capital surge del 10% del pago de las entradas del cine y de un canon que abonan las radioperadoras por el uso de frecuencias.

A través de la “ley de comunicaciones” o “ley de convergencia digital”, de la cual aún no se conoce su contenido, nace la preocupación por el canon que costeaban las empresas. Las personas vinculadas con el cine intuyen que se dejará de pagar este canon.

Alerta y temor

Si todo esto ocurriera, el INCAA perdería alrededor del 60% de sus ingresos, siendo un golpe fatal para la industria. De esta situación se origina la alerta. Técnicos, directores, actores y diversos gremios reaccionaron por temor a perder sus trabajos.

¿Qué se está haciendo?

APAC y ACCOR, al igual que estudiantes y docentes de la Facultad de Artes, están trabajando y participando de asambleas a nivel nacional y provincial. “Estamos participando mucho de las asambleas a nivel nacional, todo el sector está muy movilizado” dijo Inés Moyano quien también expresó que “la industria del cine siempre se ha unido más allá de cuestiones partidarias”. Todos se encuentran comprometidos con informar sobre esta situación que perjudica al cine nacional.

Views All Time
Views All Time
208
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Close

Entradas recientes

Twitter App