El Caballo Ganador

   (Imagen extraída de la web. La encuesta ha sido realizada por Suresconsultora, Mayo, 2015, Córdoba)
(Imagen extraída de la web. La encuesta ha sido realizada por Suresconsultora, Mayo, 2015, Córdoba)

Los procesos electorales permiten elegir a los representantes que actuarán en nombre de la población representada. Estos tienen la finalidad de expresar la voluntad de la mayorías de los ciudadanos, que al no ser completamente homogénea, se torna compleja y para nada uniforme.

El resultado de las elecciones a intendente de Córdoba, refleja claramente que existe una divergencia de posturas. Por ejemplo, del 100% de los cordobeses que ingresaron al cuarto oscuro el día 13 de Septiembre, más del 50% de los votos se concentraron en dos candidatos (32,25% Ramón Mestre -Juntos por Córdoba- y 23,17% Tomás Méndez  -Movimiento ADN Córdoba -), mientras que el porcentaje restante estuvo distribuido entre los otros 11 aspirantes a la intendencia.

Al respecto, pueden hacerse varias consideraciones. Una de ellas, es que cada vez son más los votantes que se vuelcan a depositar en la urna “un nombre”. Es decir, que se concentran en determinar quién va a ser ÉL intendente de la ciudad, en desmedro del partido político del cual éste forma parte, así como también restándole importancia a otros aspectos en juego en la votación: además de intendente y vice, se estaba eligiendo 31 concejales y 5 tribunos de cuentas.

Esta “apuesta al caballo ganador” puede explicarse en el denominado “efecto psicológico” del funcionamiento de los sistemas electorales. Según Duverger (1951), un determinante de la actuación de los votantes es la realización de una elección racional. En tanto y en cuanto éstos optan por votar a quienes perciben como potenciales ganadores, ya que no quieren “desperdiciar” el voto en aquellos que no tengan demasiadas oportunidades de ganar. El votante, decide primero al representante que cree que le aportará mayores beneficios, pero si considera que éste no tiene chances de triunfar en los comicios, en lugar de elegirlo definitivamente pensará en otra opción que le resulte, parcialmente, satisfactoria. ¿O acaso elegir “al ganador” no es satisfactorio?

Muchos de los encuestados el domingo 13 de septiembre contestaron que su elección se vio determinada por un criterio: votar “al más apto”. ¿Cómo saberlo? Quizás, las construcciones en torno a las capacidades de los postulantes hayan sido influenciadas, en parte, por los resultados de encuestas pre-electorales en las que se fueron perfilando los “ganadores”, los más “aptos”. Para brindarle al tema una mayor claridad, quizás sólo baste ver una encuesta realizada en Mayo del corriente año y compararla con los resultados de las elecciones.

En suma, si bien se produjeron algunas sorpresas como ser el debut del Méndez en la política, alcanzando el segundo lugar, y el declive de la fórmula Juez-Riutort en los últimos meses; puede sospecharse que el Efecto Psicológico señalado por Duverger ha tenido alguna influencia. Esto se demuestra ya que 4 meses posteriores a tal encuesta, el “ganador” se mantuvo firme en su primer puesto.

 

Views All Time
Views All Time
414
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Close

Entradas recientes

Twitter App