“El amor hecha fuera todo temor”

“El amor hecha fuera todo temor”

Entrevista a Ignacio Ledesma y Andrea Lisi

Ignacio Ledesma, estudiante de Psicología en la UNC y Andrea Lisi, estudiante de Ciencias de la Educación son esposos hace tres meses. Ambos se dedican al teatro; cada uno fue encontrándose en éste a diferentes edades y con diferentes expectativas. Se terminaron uniendo en una misma pasión, hacer del teatro un medio de comunicación y no un fin, dándole voz a los que no tienen, a los que callan por vergüenza, a los que tienen miedo y necesitan de amor para poder hablar.
En una noche fresca, compartiendo de la cena, talentos, risas y música  charlamos con Andrea e Ignacio que nos recibieron muy atentos en su casa.


Comenzamos charlando con Ignacio:

¿En qué género del teatro te preparaste?

En teatro fui haciendo cosas muy distintas. Empecé con un profe  al que fui tres años, con él preparábamos un personaje y lo presentábamos en obras, era más específico. Siempre hice ese tipo de teatro, hasta el 2012 que empecé las clases de improvisación teatral con Gustavo Rocha durante dos años y después hice impro también, pero con otro grupo. En el 2013 hice un taller de mimo acá en Córdoba con un español. Y en el 2014 hice en la facu de psicología un curso de extensión de teatro espontáneo.

¿Cómo es  el teatro espontáneo?

Es un tipo de teatro en el que se crea un clima con la gente. Alguien del público sube al escenario, cuenta una historia, anécdota, algo y después a través de distintas técnicas se le pone el cuerpo a la historia. Puede ser a través de una orquesta humana, sonidos, armado de fotografía móvil,etc. El que cuenta la historia puede intervenirla re-editandola. Tiene un sentido terapéutico el generar que alguien pueda cambiar su historia.

¿Qué diferencia hay entre improvisación teatral y teatro espontáneo?

En el teatro espontáneo necesitas de la participación de la gente, le da un sentido más real a las historias. Son cosas concretas, alguien las vivió, las pasó. En cambio la improvisación teatral está más vinculada a lo ficticio, crea historias de la nada pero con información que da el público.

¿Cómo relacionas estos dos estilos del teatro?

Y yo ahora estoy dando un taller que se llama “Conocerse a través del teatro”,  y lo hago de los dos lados. Uso tanto técnicas de impro teatral para las representaciones pero también doy ejercicios que son del teatro espontáneo. Así llevo a los chicos a conocerse más, a conocerse ellos mismos. Después todas las cosas que pasan se llevan a una escena donde parece al principio que no tiene nada que ver con ellos, después se dan cuenta que tenía mucho que ver. Son cosas que las trabajo en la clase y se dan los dos estilos vinculados.

 

 

Andrea, ¿Cómo fue tu primera relación con el teatro?

Y mi relación con el teatro fue más dramática. El profe tenía una carga fuerte por las problemáticas sociales, la justicia e injusticia. Nos incentivaba a que por medio del teatro le demos voz a los que nadie escuchaba.

¿Alguna vez utilizaste el teatro para mostrar alguna problemática social?

Sí, me acuerdo que una vez hice un monologo sobre anorexia y bulimia. Para mí fue re significativo porque a esa edad tenía las condiciones para caer en eso. Gracias a que me preparé, investigué, conocí páginas en internet sobre la enfermedad, me hizo entender el vínculo que tenía el teatro con poder comunicar a la sociedad lo que necesita saber. Poder hacer de nexo entre los que sufren y los que no saben lo que está pasando.

¿Cómo fue  y cómo es el teatro hoy para vos?

Y para mi el teatro fue para decir cosas importantes. Ahora entiendo más eso con los entrenamientos que da Nacho (Ignacio) en el taller de teatro, le da un sentido más terapéutico. No tiene un fin de hacerlo para después presentar una obra al público. Para mí es un conocimiento re grande el taller, me ayuda a encontrarme con mis límites, a descubrir muchas facetas de mí. El otro día terminé actuando de una madre que había perdido un hijo, y eso fue encontrarme con tristezas que estaba reprimiendo. Fue muy liberador en ese sentido.

Ahora le pregunto a los dos, ¿Trabajan juntos en algún proyecto teatral?

Ignacio: Trabajamos con la animación de eventos, muy distintos al estilo de clases o historias largas que tienen más carga de contenido. Nos atraviesa  contar historias, así que contamos historias en eventos. Hace poco estuvimos en un cumple de una nena de 10 y creamos historias con los niños y las actuamos, jugamos con ellos. Así también hacemos con adultos, adolescentes. Etc.

Andrea: En esto de ir animar fiestas nos gustaría poder empezar a generar algo distinto de lo que es normalmente entretenimiento en fiestas. Muchas veces es solo para distenderse pero a veces la reflexión llevada con situaciones que a lo mejor no son graciosas es lindo.
Es poder Llevar la impro con el peso artístico y no solo el de chiste de decir cualquier cosa.


¿Cómo pueden describir en una palabra lo que es para ustedes el teatro?

Ignacio: Encuentro

Andrea: Yo elegí la misma palabra ja ja

Ignacio: Un encuentro conmigo, con los otros y con los invisibles

Andrea: Con los nadies

Ignacio: Ahora tenes que elegir otra palabra Andre –dice entre risas- En ese encontrarse con los nadie es también visibilizarlos.

Andrea: Yo pensaba en dos palabras, la que elegí fue encuentro, un encuentro conmigo misma y también me significo un encuentro con Dios. Nacho a veces hace un ejercicio de crear historias con los ojos cerrados y música, termine en muchas de esas veces encontrándome con frustraciones y buscando a Dios. La otra palabra es transparencia.

Ignacio: Me encanta que lo digas así. Se cree del teatro que es la careta, la invención, y para nosotros es lo contrario, es lo real, lo que profundamente vivimos.

Andrea: Es animarse a encontrarse con esas cosas de las que uno a veces huye.


¿Qué buscan generar en el público?

Andrea: Creo que quiero que el otro sienta empatía, o identificación. Decirle no estás solo, uno por medio del teatro puede acompañar a la gente. Cuando vemos en una obra representado algo que nos pasó, nos ayuda a normalizar la situación y sanar cosas. Lo digo desde el sufrimiento porque estoy pasando un momento lluvioso, capas en otro momento diría otra cosa, pero bueno por eso es transparencia.

Ignacio: Si lo que hicimos con el teatro te hizo sentir representado a nosotros nos encanta saberlo y encontrarnos con el que le generó algo, romper con la pared que separa los actores  del público. A mí me interesa particularmente poder dejar esperanza, fe, amor, paz, son cosas que trato de transmitir en las clases desde lo que creo. Si veo que hay mucha vergüenza voy a trabajar el temor que la genera. Yo creo en la biblia y dice que el amor echa fuera todo temor, entonces voy a transmitir eso, amor.

Cerrando así la entrevista a Ignacio y Andrea, les agradecimos su atención al recibirnos.

 

 

Views All Time
Views All Time
654
Views Today
Views Today
1

COMMENTS

Deja un comentario