De no saber que quería ser, a un cronista excepcional.

Waldo Cebrero, egresado de la FCC como Lic. en Com. Social en la UNC cuenta su experiencia como profesional.

Pregunta: ¿Qué lo llevó a elegir esta profesión y qué lo llevó a ejercerla?

Respuesta: Empecé a estudiar Comunicación Social sin saber que quería ser periodista, muchísimos compañeros que empiezan con esta carrera, vienen y no tienen muy claro que es lo que quieren ser en un futuro. Cuando estaba en cursando cuarto año, un poco aburrido de rendir y de mucho teórico que a veces sentía que no me aportaba, decidí salir un poco de la universidad y volverme a mi pueblo en San Vicente, a trabajar. Comencé a escuchar las historias de la gente y mis primeras experiencias periodísticas tenían que ver con espacios que yo había armado como si fuesen un par de revistas barriales.
Mi interés por el periodismo surgía básicamente de la necesidad de escuchar a la gente. No me iba para el lado de la política ni del análisis, me gustaba más contar historias, como si fuese una ficción, ir a lugares, observar, conocer gente y recién ahí comenzar a escribir. Después con el tiempo me fui dando cuenta que eso también es político.
P: ¿Qué dificultades/ desafíos tiene un periodista a la hora de redactar?

R: El saber administrar las carencias, en mi vida y en laburo me parece muy importante. Siempre nos falta algo, nunca nos sentamos a escribir con toda la información, ni vamos por la vida con todas las necesidades resueltas y es indispensable y hasta elegante saber trabajar con las cosas que nos faltan.
Yo leí un libro de Rodolfo Walsh, a quien justo le pasaba esto de tener carencias y como él las administraba. SI, nos pasa a todos, tanto en la investigación como en el tiempo, en lo recursos, saber que lo que no falta también es material (o fuentes), se puede reemplazar o suplir por material ambiental, con aprender a mirar, los periodistas no solamente tienen que saber preguntar sino mirar subjetiva y objetivamente, viendo el mundo desde punto de vista propio.
P: En tu experiencia en la FCC y hablando de las carencias, ¿cómo fue enfrentarse a la página en blanco?

R: La página nunca está en blanco, el desafío no es llenarla, sino limpiarla, ésta está llena de letras, de ruidos, es como la pintura. El trabajo de uno es ser austero, sacarle lo que le sobra. El periodismo no es inspiración, es trabajo, algo que siempre pienso (al igual que mis compañeros los periodistas), “tengo que entregar una nota, la tengo que tener lista rigurosamente, la tengo que hacer ya, si no pregunté y tampoco investigue, ni siquiera me levante de la silla, obviamente la página va a estar en blanco”.
P: A la hora de cronicar, ¿qué observas primero?

R: Manifestaciones hay 6,7 por mes, y se parecen todas, los eventos y personas se parecen todos en el montón, pero también todos tenemos algo que nos hace únicos, que nos hace memorables, entonces a veces, fracaso. Pero cuando voy a laburar trato de buscar algo que sea singular o memorable de una persona o de un lugar, algún acontecimiento.

P: ¿Cómo te manejas en tu vida cotidiana con tu profesión?

R: Hace 6,7 años que hago periodismo judicial en Cosecha Roja, lo que hacía en Página 12 también era humanidad, ahora en lo personal estoy un poco desencantado con las épicas periodísticas viendo un poco que en realidad hacemos un oficio o una profesión muy extraña, compleja, que en realidad no vale nada, es decir, como trabajador me di cuenta que los medios de comunicación en si no existen, no se regulan por el mercado propio. Siendo periodistas en el fondo somos conscientes que lo que nos paga no es si nuestra nota es buena o mala, sino que siempre nuestros medios responden a otros poderes. Desde los medios chicos, cooperativos, hasta los medios masivos, hoy en día se sostienen por otros intereses, en realidad no hoy en día, siempre fue así. Actualmente estoy tratando de reinventarme en esta crisis.

P: ¿Cuál crees que de tus últimos trabajos haya sido el más relevante?

R: Depende mucho del medio en el que lo publiques la llegada, es decir, cuando trabajaba en InfoQ trabajaba en un medio nacional que se leía mucho dentro de un cierto círculo del progresismo policial y el de la justicia. Mi recorrido no ha sido realmente masivo, en diarios más chicos, pero hace poco hice una nota sobre el registro de extremistas en Cosecha Roja. Éste me sorprendió, porque en tres días tuvo más de 100 mil visitas, que es un cuarto de lo que tiene todo el portal en un mes. Era la primera vez que CR, que hace policiales, se metía con temas de la humanidad, fue para el 24 de marzo pasado, de repente la gente empezó a llamarme de otros medios y hasta al archivo provincial de la memoria, mucha gente que estaba interesada en conocer esta información, esta historia.
P: Desde tu profesión y trayectoria, ¿cuál fue el proyecto que más te gusto hacer?

R: Me gustó mucho ser parte de la creación del Será Justicia, fue un proyecto de familiares desaparecidos y era la primera vez que un organismo de derechos humanos le entregaba el trabajo a alguien que no era militante y ponerlo en manos de comunicadores. Yo era chico, fue una de las primeras experiencias que tuve junto a mi gran compañero Sebastian Puechagut.
Y con cosecha roja tengo un vínculo muy afectivo, porque es una ONG, que encontró un nicho, un lugar de lectura que no tiene otro medio, que está bueno que cuenta la violencia desde una mirada progresista y se mantiene como puede, me gusta por eso, me parece que es una “trinchera”.
P: ¿Cómo te ves en un futuro practicando todavía esta profesión?

R: Prefiero no pensar en el futuro, hoy trabajo en un lugar en el que me siento muy cómodo y el día de mañana el destino decidirá mi rumbo.

 

Fuentes:

Cepic- FCC
http://cosecharoja.org/registro-de-extremistas/
https://elojocondientes.com/category/por-waldo-cebrero/
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-189207-2012-03-09.html
http://cosecharoja.org/ex-policia-cordobes-acusado-de-ordenar-detenciones-ilegales-rompe-el-silencio/

 

Views All Time
Views All Time
324
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Close

Entradas recientes

Twitter App